Protestas en Marruecos de 2011

Las Protestas en Marruecos de 2011-2012 son una serie de manifestaciones populares en este país del norte de África donde se hacen reclamaciones de reformas políticas y sociales en marco de las grandes protestas que han afectado el mundo árabe y que empezaron en Túnez, diciembre de 2010. Las manifestaciones fueron organizadas por el Movimiento del 20 de febrero.

Marruecos es, por ahora, el país norteafricano con menor movilización revolucionaria desde la revolución tunecina.

Marruecos tiene una larga tradición de revueltas espontáneas como la del pan, en 1981, que se saldó con 66 muertos en Casablanca, a los que el entonces ministro del Interior, Driss Basri

Colombia 2016 Home TORRES 20 Jerseys

Colombia 2016 Home TORRES 20 Jerseys

BUY NOW

$266.58
$31.99

, llamó “mártires de la barra de pan”.

La última y más reciente, en 2007, fue la de Sefrou, violenta pero sin víctimas mortales. La mayoría de las personas egresadas de las universidades nacionales están en paro o no tienen ningún tipo de empleo (el 27%). Se manifiestan además con frecuencia en las grandes ciudades marroquíes.

Con estas condiciones de desempleo en los jóvenes y los altos precios de artículos de primera necesidad, se ven además influenciados por los hechos de Túnez y Egipto, originando protestas que reclaman cambios en el país.

Bajo el lema “Justicia, libertad y dignidad” se reúnen cerca de 4.000 manifestantes marroquíes en Rabat. Esta convocatoria glass voss water bottle, lanzada a través de la red social Facebook, tuvo su réplica en otras ciudades de Marruecos como Casablanca, Tánger o Marrakech.

En la misma, los marroquíes concentrados reclaman pública y masivamente la dimisión del Gobierno, lanzando un mensaje al monarca Mohamed VI: “el rey debe reinar y no gobernar”.​​

La jornada de protesta popular en Marruecos terminó con disturbios violentos. Grupos de alborotadores e incontrolados saquearon entidades bancarias, atacando comisarías y comercios con piedras e incendiando vehículos en Larache, Alhucemas, Tánger y Marraquech.

La protesta en esta última ciudad derivó en disturbios ya a primeras horas de la tarde, mientras que en Alhucenas prendió la chispa de la violencia con la caída de la noche.

El centro de otras ciudades del país también fue ocupado por manifestantes, como en Casablanca, Oujda y Kenitra. En Casablanca, algunas de las consignas coreadas por los manifestantes fueron “Libertad, dignidad y justicia”, “Menos poder para la monarquía”, “El rey debe reinar y no gobernar” y “El pueblo quiere una nueva Constitución”, según informó la Agencia AFP. Entre las pancartas y los eslóganes coreados por la muchedumbre se encontraban “Majidi dégage!” (¡Majidi lárgate!). Mounir Majidi es el secretario particular del rey Mohamed VI y entre sus tareas figura el administrar la fortuna de la familia real. La policía fue desplegada desde la noche anterior.

La protesta contaba con la adhesión de varias ONG de derechos humanos, así como de pequeños partidos de izquierda, de las bases de algunos sindicatos y de las juventudes del movimiento islamista Justicia y Espiritualidad que es ilegal, pero goza de cierta tolerancia.

Tras las manifestaciones, el Gobierno marroquí reconoció 5 muertos.​

El rey Mohamed VI de Marruecos anunció el 9 de marzo en un discurso televisado y en cadena nacional para toda la nación norafricana drásticos cambios y reformas constitucionales y una disminución significativas de sus poderes legales.​​

A pesar del anuncio hecho por el rey Mohamed VI de Marruecos, el 13 de marzo se realizó una protesta pacifica que fue dispersada por fuerzas policiales de la ciudad de Casablanca, provocando una decena de heridos. Los manifestantes se reunieron para reivindicar reformas políticas, decenas de ellos se refugiaron en la sede del Partido Socialista Unificado (PSU), de oposición de izquierda. Hacia las 14:00 (hora local) las fuerzas del orden intentaron ocupar la sede, pero no lo lograron ante la resistencia de los manifestantes.​​

Centenares de miles de personas se concentraron en las principales calles de las ciudades del Reino de Marruecos exigiendo y reclamando democracia y justicia social, a pesar de las reformas políticas anunciadas días pasados por el rey Mohamed VI de Marruecos.​​ ​ ​

Centenares de personas, muchas de ellas trabajadores de la radiotelevisión pública marroquí, reivindicaron en Marruecos por segunda semana consecutiva mayor “democracia y libertad” en los medios de comunicación estatales. Las protestas se realizaron en al ciudades de Rabat y Casablanca y contaron con el apoyo de los sindicatos.​

Decenas de jóvenes del Movimiento 20 de febrero, que reivindica reformas políticas en Marruecos, se reunieron frente al parlamento en Rabat en el día de la apertura de la sesión de primavera boreal, para pedir su disolución.

Llamaron a boicotear la comisión para la reforma de la Constitución creada por el Rey Mohamed VI.​

Jornada de concentraciones en distintas ciudades pidiendo reformas políticas en el país. En Casablanca acudieron unas diez mil personas según la agencia France Presse. No se registraron incidentes violentos.​ En respuesta a estas movilizaciones, pocos días más tarde el primer ministro Abbas el Fassi cerró un acuerdo con los principales sindicatos por el que se concede una subida de sueldos y de prestaciones sociales a los funcionarios.​

Una protesta realizada en la ciudad de Marraquech contra el terrorismo y mantener la solicitud de reformas políticas convocadas por el movimiento 20 de febrero en el país norteafricano.

admin